Blog

8 julio, 2018

Absence is presence (vidas.zip en @elmundoes)

 

 

Es tal vez la frase más memorable de la poderosa e inclasificable teleserie de Paolo Sorrentino, ‘El joven papa’. La pronuncia el extravagante y atormentado pontífice al que da vida, acaso en su mejor interpretación hasta la fecha, el actor Jude Law, y con ella responde a las quejas de los cardenales que le hacen ver que los fieles, acostumbrados a la profusa exhibición papal desde Juan Pablo II, esperan que aparezca ante ellos, que les diga algo, en lugar de encerrarse en el silencio pétreo que apenas ha roto desde que el cónclave le eligiera como sucesor de Pedro.

Absence is presence“, o lo que es lo mismo: la ausencia es la presencia más intensa, en este mundo hipercomunicado en el que todo el mundo siente la necesidad perentoria de pronunciarse públicamente sobre todo, ya sea una catástrofe, una victoria deportiva o el desliz de un personaje célebre (o no).

Esa continua exposición al escrutinio ajeno, por la vía de escrutarlo todo y de verter a los ojos de todos nuestros juicios y opiniones sobre cuanto acontece, vuelve nuestras palabras y nuestras ideas, que vienen a ser la misma cosa, fugaces e irrelevantes. Y el papa, que siempre apuntó a santo y a sabio desde la aflicción radical del abandono paterno -una ausencia que para cualquiera gira como primera realidad vital-, lo intuye con clarividencia y lo pone en práctica con un rigor que perturba a sus acólitos.

Seguir leyendo en elmundo.es

Actualidad, elmundo.es, vidas.zip
About Lorenzo Silva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *