Blog

1 diciembre, 2018

Humor fallido @elespanolcom

Todos hemos hecho alguna vez un chiste malo y nos ha caído el castigo correspondiente: que nadie se ría. Es una pena justa y proporcionada, que reprime adecuadamente al chistoso que comete la falta imperdonable de no tener gracia. Si bien se mira, no es necesario más: quien así ve retribuida su tentativa de parecer ingenioso toma nota y si es algo sensato se preocupa para la próxima vez de no conducirse con la misma torpeza.

Otra forma de fallar con un chiste, algo más espinosa, es resultarle ofensivo a quien lo escucha. El humorista virtuoso no necesita hacer sangre de nadie para arrancarle una sonrisa a su público, y si la respuesta a una broma es que alguien se siente agredido la gracia queda ensombrecida por ese borrón. En esos casos es lógico, y también apropiado, que al bromista se le haga saber que su chascarrillo ha pinchado en hueso y le ha servido para dejar de hacer amigos. Incluso es normal, y no puede el cómico quejarse por ello, que aquellos a quienes no les guste la ofensa en cuestión, por sí mismos o por lo que pueda afectar a otros, y aunque hasta entonces le distinguieran con su favor, le abandonen, le vuelvan la espalda o le retiren el patrocinio.

Seguir leyendo en elespanol.com

Actualidad, Artículos de opinión, El Español
About Lorenzo Silva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *