Blog

20 enero, 2019

Benjamin en Capri (vidas.zip @elmundoes )

 

 

Durante la primavera y el verano de 1924, Walter Benjamin se retiró a la isla italiana de Capri, para trabajar en su estudio sobre los orígenes del Trauerspiel, con el que pretendía alcanzar su habilitación como profesor en la universidad de Frankfurt. Fueron meses interesantes y llenos de acontecimientos. El 1 de abril, sin ir más lejos, Adolf Hitler fue condenado a cinco años de reclusión en el castillo de Landsberg por su golpe en Múnich el año anterior; una condena especialmente benévola de la que sólo iba a cumplir nueve meses, en condiciones tan ventajosas como para poder escribir ‘Mein Kampf’, el bestseller que le haría rico años después. El 3 de junio, en Klosterneuburg, cerca de Viena, moría con sólo cuarenta años Franz Kafka, la otra gran mente judía alemana de su tiempo, que junto a Benjamin conformaría en buena medida nuestra perspectiva de la modernidad.

Así lo reconocería el propio Benjamin tan sólo diez años después, en un estudio sobre el escritor de Praga que sigue siendo de lo más lúcido escrito en torno a su obra, a pesar de los miles de títulos que hoy integran la bibliografía kafkiana. Sin embargo, en junio de 1924, mientras Kafka agonizaba en una habitación del sanatorio Kierling, es muy posible que Benjamin ni siquiera hubiera leído una línea de lo poco que el autor de La metamorfosis había logrado dar a la imprenta. Tampoco estaba entregado a la redacción de su trabajo académico: según sus cartas, lo que sobre todo le ocupaba era el cortejo de la bella dramaturga letona Asja Lacis, con la que iba a mantener una apasionada relación extraconyugal en los años siguientes.

Seguir leyendo en elmundo.es

elmundo.es, vidas.zip
About Lorenzo Silva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *