La niebla y la doncella

  1. El resumen del editor

    El sargento Bevilacqua y su compañera la cabo Chamorro, atípicos investigadores criminales de la Guardia civil, reciben un incómodo encargo. El asunto que les toca en suerte es un asesinato ocurrido dos años atrás en la isla canaria de La Gomera; el muerto, un joven de vida desordenada y carácter atolondrado. Por el crimen, en su día, se juzgó y absolvió a un político local cuya hija adolescente andaba en relaciones con la víctima. El caso ha estado en la vía muerta durante meses, pero las altas conexiones de la madre del chico han forzado a reabrirlo. Chamorro y Bevilacqua se encuentran con un crimen antiguo y muy pocas pistas para resolverlo. Tras desplazarse a la isla, la cabo y el sargento, con la colaboración no siempre entusiasta de los guardias que en su día cerraron el caso en falso, se sumergen en la búsqueda de un asesino que parece haberse desvanecido en la niebla del bosque donde apareció el cadáver.

    Lorenzo Silva nos ofrece en La niebla y la doncella la entrega más trepidante y ambiciosa de las andanzas del sargento Bevilacqua.

  2. Un apunte del autor

    Era todo un reto volver a escribir una historia con esta pareja de investigadores, después del éxito (bastante espectacular e inesperado, para mí) de El alquimista impaciente, un libro que llegó a más de 200.000 lectores y, a través de la adaptación cinematográfica que hiciera Patricia Ferreira, a muchos millares de personas más. Ser consciente de que con Chamorro y Bevilacqua podía haber inventado una fórmula de éxito me hizo ser muy cauto: tardé tres años en volver a ellos, y no lo hice hasta que no estuve más o menos convencido de tener entre las manos una novela que, lejos de limitarse a repetir los hallazgos de alguna de las anteriores, me pareciera que podía ser la mejor, la más completa y valiosa de todas. Así lo intenté, entre finales de 2001 y el verano de 2002, y esto fue lo que salió. Una novela más extensa que las dos precedentes, donde se cala más a fondo en la pareja protagonista, y sobre todo en el sargento, que deja entrever alguna de sus zonas oscuras. Y una historia en la que los investigadores no pueden mantener siempre la frialdad y la distancia profesional, porque se ven personalmente implicados en los acontecimientos como nunca se habían visto antes. Por lo demás, intenta la novela ser de nuevo un reflejo literario de la España actual, y los personajes, dos representantes de esa gente que se levanta cada mañana para hacer su trabajo, con alguna conciencia del deber, algún deseo de ayudar a los demás y el prurito de cumplir decentemente con su cometido. Aunque no les paguen mucho, aunque sirvan a un sistema de justicia imperfecto, y aunque no hubieran soñado de pequeños estar donde están. Un hombre y una mujer honrados y pundonorosos, que fallan como tú y como yo, pero que como tú y como yo intentan mantener la dignidad. Nada más. Nada menos.

  3. La cal de la crítica...

    “La mejor cualidad de Lorenzo Silva es narrar con tal naturalidad y tan excelente precisión que sus novelas parecen nacidas de la sencillez, pero cualquier experto en el género sabe que lograr esa naturalidad es lo más difícil y exige talento y esfuerzo. El juego es que todo case para que la intriga no desmaye. Y aquí se consigue. Lorenzo Silva da un paso adelante respecto a entregas anteriores. En La niebla y la doncella los lectores hemos obtenido dos ganancias: un mayor cuidado en la extensión del escenario del conflicto y un adensamiento reflexivo en los matices de las relaciones psicológicas. (…) Lo inteligente es que Lorenzo Silva no haya convertido esos contextos sociales recientes en meros escenarios, sino que los ha metido de lleno en la propia identidad del Benemérito Cuerpo, afectado medularmente por desafíos de nueva y gran envergadura. Ya no se trata de la Guardia Civil de caminos rurales en pueblos perdidos con crímenes pasionales o simples robos. Tampoco se trata ya de un Cuerpo simplemente compacto y sin fisuras ideológicas, morales y de todo tipo. Ha cambiado el tejido social, los problemas a los que se enfrentan, y ha cambiado con ellos, felizmente, también su imagen, y la procedencia misma de sus hombres y sus mujeres(…). Lorenzo Silva sabe cuándo en una novela es mejor decir menos que decir demasiado, y es en el terreno de las relaciones entre los personajes, excelentes casi todos, donde logra un sabio manejo de las elisiones, las sugerencias y los silencios.”

    José M. Pozuelo Yvancos, Blanco y Negro Cultural

    Un texto significativo

    Por quién es el autor, el prestigioso profesor y crítico Santos Sanz Villanueva. Apareció publicado en elmundolibro (si quieres ir allí, pincha aquí), y bueno, por recoger alguna vez una ración extra de cal, espero que no se me juzgue severamente…

  4. ...y la arena

    Por ahora, no tengo malas críticas de este libro. Apunto esta reflexión algo ambigua:

    “Si Lorenzo Silva continúa profundizando en la caracterización de personajes de tal modo que logre contrarrestar y anular la índole inevitablemente tópica que algunos poseen por su propia naturaleza (el investigador solitario, el ayudante, el jefe, el equívoco sospechoso, etc.), sus novelas de misterio, con el sargento Bevilacqua y la cabo Chamorro como investigadores, no tendrán nada que envidiar a otras creaciones de mayor empeño. Es un escritor facultado para narrar, para seleccionar lo esencial y dosificar las acciones (el tempo interior de sus relatos suele ser impecable), e incluso cabría decir, aunque parezca una afirmación caprichosa, que la facilidad narrativa puede ser su peor enemigo.”

    Ricardo Senabre, El Cultural

  5. Comentarios

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *