Los trabajos y los días

  1. El resumen del editor

    Excepcionalmente, en esta ocasión el editor se remite a un texto del propio libro. Lo transcribo:

    “Me parece alentador lo que ha pasado con este libro, en el que la propia red ha servido de cauce para el pacto y el compromiso entre editor, autor y lectores, y por eso el libro, en sí mismo, tiene un valor especial y será, también, especial la sensación que tenga al tomarlo entre las manos. No sé el porvenir que tendrá el camino en el que hemos sido pioneros en España. Hay quien dice que sólo ha sido posible porque detrás había un autor ya conocido y con lectores (aquí, por cierto, me gustaría recordar esa regla del márketing según la cual ningún producto, por bueno o por reconocido que sea, se vende solo: todos hay que empujarlos y con todos se puede fracasar, sobre todo si se salen de la convención, y éste se salía de la convención de los productos editoriales a los que está habituado el lector español y también de los libros que yo mismo suelo ofrecer a mis lectores). Sea lo que sea, el futuro lo dirá. Pero entre todos hemos demostrado que aquí hay una vía posible. Y eso no era ni mucho menos evidente”.

  2. Un apunte del autor

    Creo que la primera vez que quise escribir un blog fue allá por los últimos días de 2006 o los primeros de 2007. Por motivos que no son del caso, no era una buena época para mí, y confieso que el ejercicio de exponerme a los demás en la Red, a través de escritos que podía publicar instantáneamente, no me pareció lo más adecuado en aquella coyuntura. Celebro haber abierto y cerrado aquel blog nonato sin darle contenido, y más después de ver lo que le pasa a alguno que cuelga en el Twitter lo que le dicta la cabeza en un momento de ofuscación. Finalmente, Los trabajos y los días nació un buen día de 2008. Y en efecto debo calificarlo como un buen día, porque ya había acertado a desenredar la madeja de los pensamientos sombríos, y porque fue el comienzo de algo que me ha servido mucho y bien y que, en último extremo, ha resultado en este libro. El título, ya lo saben muchos lectores, no es de mi invención: se lo tomé prestado a Hesíodo. A su raigambre clásica, une la expresión de una idea de la que cada día que pasa soy más partidario: lo mejor que nos deparan las jornadas que se nos concede vivir son las cosas que en ellas hacemos; lo que más colma, dignifica y hace feliz a un hombre (o a una mujer) es su trabajo bien hecho, con rigor y pasión. Lo subtitulé “Blog de Lorenzo Silva. Para los lectores”. Con ello quise decir que para ellos, y a propósito del trabajo que me permitía acceder a ellos, iba a hablar sobre todo. Durante el primer año el blog no se movió mucho. Tenía otros frentes que atender, perentorios y trascendentes, de esos que tienen que ver con los deberes primeros de una persona, y más si es padre de familia, como es mi caso. Pero en los últimos tres años, que son los que reflejan principalmente estas páginas, he podido mantenerlo con una cierta regularidad y dar cuenta en él de las cosas que me iban importando y que pensé que podían importarle a alguien más. A medida que pasaban los meses, a las cuestiones vinculadas con mi trabajo como escritor se fueron sumando otras, que en todo caso creí que podían ser de interés para quienes me leen. Y a partir de cierto momento empecé a combinar palabra e imagen, dando así modesta salida a una afición tardía e incompetente, pero para mí muy gratificante: la fotografía, y en especial la que cuenta historias o ayuda a contarlas. Todo esto, convenientemente escogido, llega a ti ahora, lector, a través de este libro que sale de la generosidad e intuición de unos editores nacidos, como el propio blog, del seno nutricio de Internet: Libros.com. Para ellos va, como cierre de esta nota introductoria, mi agradecimiento. A ellos y a mi familia, que me soporta, lo que no es poco, y también me ayudó a darle forma a lo que vais a leer. El libro no lleva dedicatoria individual. Como el blog, está dedicado a todos los que lo leáis. A todos los que, leyéndome, me ayudáis a vivir de lo que amo.

    Una peculiaridad: este libro se publicó en una edición especial limitada que recibieron los mecenas que la financiaron. Para obtenerlo en e-book, contactad con libros.com

  3. Comentarios

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *