Mi primer libro sobre Albéniz

  1. El resumen del editor

    En el centenario del fallecimiento de Isaac Albéniz, Anaya publica Mi primer libro sobre Albéniz y Albéniz, el pianista aventurero; dos relatos que acercan a los más pequeños la figura y la obra de uno de los músicos más importantes que ha tenido nuestro país. Lorenzo Silva recrea la infancia de este músico singular, virtuoso del piano y de las emociones, que en sus composiciones nos transmite su amor por el arte y, sobre todo, por la vida.

    En los dos relatos que recuerdan el centenario del fallecimiento de Albéniz, con un lenguaje comprensible para todas las edades, el autor combina ficción, historia y música. Lorenzo Silva nos presenta una faceta poco conocida del compositor, sus viajes por España con solo diez años. El niño músico se escapa de su casa varias veces y recorre distintas ciudades gracias al dinero que recauda con sus conciertos. Pero también sabremos de sus inseguridades en la época adulta cuando está componiendo Iberia, una obra tan difícil de interpretar que él mismo tenía dificultades para tocarla.

    Las ilustraciones de Ignasi Blanch nos acercan los personajes desde una mirada infantil, y crean una atmósfera llena de movimiento y sensibilidad. Con su pincel, plasma la esencia de la música de Albéniz para que el genio del músico llegue a los más pequeños.

  2. Un apunte del autor

    Estos dos libros, dirigidos a niños de diversas edades (a partir de 5 años el primero, de 8 a 12 el segundo), surgieron de una propuesta del entonces editor de Anaya Infantil y Juvenil, Antonio Ventura, con motivo del centenario en 2009 de la muerte de Isaac Albéniz, uno de los más influyentes músicos españoles contemporáneos. Después de bucear a fondo en su biografía y descubrir que había sido un niño prodigio y un adulto fantasioso (de él se cuentan muchas historias, difundidas por él mismo, de las que se cuestiona plausiblemente su veracidad), me pareció que había una historia que yo podía escribir, y que a sus destinatarios podía interesar. Y así, contando con la providencial y espléndida complicidad del ilustrador Ignasi Blanch, tomó forma esta fábula sobre el talento precoz, la audacia y la tenacidad del artista, con el telón de fondo de la música y del convulso siglo XIX español.

  3. Comentarios

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *