Blog

9 junio, 2018

Aire fresco @elespanolcom

 

 

Ha sido al ver el gabinete ministerial armado por Pedro Sánchez en menos de una semana cuando nos hemos dado cuenta de lo antiguo que se había quedado el anterior. Antiguo por tantas razones. La primera, la poca cuota femenina, tanto en cantidad como en calidad, hecha la salvedad de una vicepresidenta que a menudo pareció, como ya pasó con la de Zapatero, la subalterna que se comía los marrones de su jefe. La segunda, la sobrerrepresentación del partido, traducida en una aplastante mayoría de ministros no sólo con carné, sino con mochila del PP. Y la tercera, el peso asfixiante de los opositores, en un país en el que hace ya mucho tiempo que hay gente brillante que no ha considerado necesario adquirir un paraguas funcionarial.

Todo ello lo ha desbaratado el nuevo presidente, formando por primera vez en la Historia un consejo no sólo integrado por muchas más mujeres que hombres, y con varias mujeres en puestos de primer orden, sino en el que cuesta decir que alguna de las ministras carece de peso para estar donde está. Para más asombro, ha llenado el gabinete de personajes que no le deben obediencia partidaria, y a los que ha tenido que persuadir para que se incorporen y tendrá que mantener persuadidos para que le acompañen a dondequiera que pretenda ir. Y por último, se ha rodeado de un puñado de profesionales de primer orden, tanto del sector público como del sector privado, desde el que tanto cuesta, desde siempre, sacar a alguien para introducirlo en la picadora de carne humana que es la política española.

Seguir leyendo en elespanol.com

Actualidad, Artículos de opinión, El Español
About Lorenzo Silva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *