Blog

18 mayo, 2019

Dar y recibir premios

 

Estas últimas semanas han sido de mucho trabajo y por eso no he podido dar cuenta antes aquí de dos acontecimientos, vinculados a sendos premios, que merecen que los destaque y haga constar mi gratitud. Procedo a subsanar la omisión.

 

 

El primer acontecimiento fue la entrega, el pasado 30 de abril, en el balneario de Archena, del III premio de narrativa para jóvenes que lleva mi nombre, convocado por el colegio El Ope de esa ciudad, con su esforzado y entusiasta equipo docente al frente. Un premio que cada vez tiene más difusión y competencia, y que en esta ocasión situó entre sus tres primeros puestos a dos jóvenes gallegas que se atravesaron media península con sus padres para ir a recogerlo. Leer sus textos, departir un rato con ellas, advertir su talento y su ilusión, y ver que tu nombre sirve para singularizar un galardón que reconoce su esfuerzo, es una gratificación probablemente mayor que casi cualquier premio que yo mismo pueda recibir.

 

 

Y digo «casi» porque pocos días después, el pasado 10 de mayo, los amigos del festival Valencia Negra me hicieron el inmenso honor de otorgarme y permitirme recoger el premio que lleva el nombre de un grande, como escritor y como persona: Francisco González Ledesma. Fue una emoción inmensa, y en buena medida indescriptible, recibirlo de manos de su viuda, Rosa, y de su hija Victoria, porque no sólo leí y admiré a Paco, sino que tuve el privilegio de disfrutar de su amistad y hasta de compartir algún viaje por tierras de bárbaros, donde no sólo lo pasamos en grande, sino que aprendí a quererle y valorar su humanidad compasiva, inteligente y descomunal.

Intenté explicar esa gratitud con palabras torpes, sólo aparentemente improvisadas. Una amable lectora, Charo González, registró el momento en vídeo y por eso puedo recogerlo aquí, para quien tenga curiosidad y tiempo sobrante. Sólo tiene que pinchar en la imagen.

 

 

Premios así, darlos y recibirlos, le reconcilian a uno con la vida, con el oficio y con el género humano. Por cierto, ya está convocado, para los jóvenes que lo lean, el IV premio de narrativa para jóvenes Lorenzo Silva. Las bases, en este enlace (las que tenéis ahí son las de 2019, pero serán análogas). Si tenéis algo que contar, no os cortéis, escribidlo y enviadlo. Lo leerán con atención y lo ponderarán con justicia. Y quién sabe, lo mismo el año que viene nos vemos en Archena.

 

Actualidad
About Lorenzo Silva

One Comment
  1. Muchas gracias Lorenzo. Un placer para el Colegio El Ope, contar con tu presencia.
    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *