Blog

9 diciembre, 2018

Un hombre solo (vidas.zip @elmundoes )

 

 

“Un hombre solo, una mujer, así tomados de uno en uno, son como polvo, no son nada”. Lo escribió el poeta y son miles los contextos en que sus palabras -como sucede con la poesía que de veras merece recibir ese nombre- encierran una verdad abrumadora. Pero no siempre es el verso la verdad, o la verdad el mismo verso. Hay coyunturas en que un hombre solo, una mujer -sí, también una mujer, aunque no se crea- se convierte en palanca que actúa y que, lejos de ser nada, lo cambia todo. Que le pregunten a este otro hombre, esta otra mujer que se sentían casi propietarios del despacho que ocupaban y que hoy se ven preguntándose cuántas cajas necesitarán para vaciarlo de sus objetos personales, o borrando archivos comprometedores de los ordenadores, o sacando papeles para quemarlos.

Era la fiesta de la democracia, decían sus líderes, y he aquí que se ha acabado convirtiendo en el funeral de sus expectativas y, según los más pesimistas, en las exequias de la democracia misma. Y todo porque en las nuevas sumas y restas han entrado a jugar quienes no estaban ni se les esperaba, aquellos que con todo desparpajo sostienen que los inmigrantes sobran, aunque haya una pirámide de población que se ensancha por arriba mientras tiende a apoyarse sobre un vértice menguante. Que el feminismo no es más que un comedero para aprovechadas que oprime al varón, aunque cada año mueran cincuenta mujeres que se contabilizan y unas cuantas más que pasan inadvertidas a manos de varones que las desprecian. O que descentralizar el poder no aporta nada a los gobernados y sólo alimenta y da alas a los carroñeros del presupuesto y la unidad patria, aunque con todos sus fallos los servicios públicos sean mucho mejores que los que facilitaba antaño el estado unitario y dictatorial.

Seguir leyendo en elmundo.es

Actualidad, elmundo.es, vidas.zip
About Lorenzo Silva

One Comment
  1. Estas elecciones han alumbrado un voto tosco, maniqueo. Ahora bien, ¿no existía antes, yendo a opciones más ‘civilizadas’? Vox ha cosechado esa mala hierba que es la indignación, la pura rabia. Pues conviene recordar que ‘¡Indignaos!’ fue el lema de otros que se dicen enemigos frontales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *