Blog

16 febrero, 2019

Junqueras @elespanolcom

 

 

Tiene Oriol Junqueras rasgos de carácter que mueven a simpatizar con él, incluso a aquellos que no compartimos ni sus ideas ni su particular visión de la acción política. Es un hombre comedido y educado, que rara vez alza la voz y que en el juicio que se celebra en estos días en el Tribunal Supremo ha sabido comportarse en todo momento como un acusado respetuoso y con aguda conciencia de las reglas de urbanidad. Es también un político que parece creerse sinceramente lo que dice, y que lo ha demostrado además de la forma más onerosa posible: aceptando la privación de libertad, en coherencia con sus convicciones, a diferencia de otros que prefirieron el escondite y el escapismo para no tener que rendir cuentas de sus desmanes. Es, además de todo lo anterior, un sentimental, un orador que apela una y otra vez a las emociones y que se deja traspasar por ellas.

A lo dicho, súmese que se trata de alguien que se encuentra en una situación difícil, separado de su familia y de sus hijos de corta edad, una circunstancia que no puede dejar de conmover a los que no participamos de ese sadismo represivo que desea para el reo de un delito la más espantosa expiación posible.

Seguir leyendo en elespanol.com

Actualidad, Artículos de opinión, El Español
About Lorenzo Silva

2 Comments
  1. ¿Buena persona? A mí no me lo parece, más bien lo contrario. Peligroso y manipulador, “Del agua mansa líbreme Dios, que de la brava me libro yo”.
    Un vulgar líder sectario.

    • Recojo lo que él dice de sí. Lo que parece creerse. Lo que no descarto que sea, en una de sus vidas y sus identidades. Que no es la que se está juzgando en el palacio de justicia de la plaza de la Villa de París.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *