Blog

12 agosto, 2018

Máster and commander @elespanolcom

 

 

Al margen de lo que acaben deparando los procedimientos judiciales en curso, tanto si sortean al final el recio escollo de los aforamientos —que para eso están, para ser un escollo—, como si acaban naufragando contra ellos —como alguno espera—, el mensaje está enviado y recibido. Enviado con una desfachatez que espanta, recibido con una amargura que se deposita sobre la capa de todas las amarguras y decepciones acumuladas.

Al final resulta que pueden darte un máster sin perseguirlo casi. Sin ir a clase, sin entregarle otro esfuerzo que la redacción de unos magros cuadernillos que ni siquiera, vistas las cautelas y los controles, tienes por qué haber redactado tú, y bien puedes haberle encargado a un propio que te pergeñe mientras tú te ocupas de asuntos más importantes. Porque resulta que tú eres uno de esos que ya parten el bacalao, o lo partirán, y quienes se preocupan de examinar a otros, incluso de suspender a alguno, a ti se esfuerzan por complacerte y por cumplimentarte.

Seguir leyendo en elespanol.com

Actualidad, Artículos de opinión, El Español
About Lorenzo Silva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *