Blog

2 abril, 2019

Oriol y los demás @DiarioSur

 

 

Como consecuencia del hundimiento de buena parte del tinglado político y económico vigente hasta hace unos años, y gracias al trabajo inestimable de unos cuantos jueces, fiscales e investigadores de policía judicial, no son pocos los personajes de relieve, en su día distinguidos como próceres, que han dado con su osamenta en la cárcel y se han visto convertidos en reclusos. Antiguos ministros, diputados, senadores, consejeros, alcaldes, concejales, presidentes de comunidad autónoma, incluso todo un vicepresidente del gobierno y el cuñado del jefe del Estado. Tras las averiguaciones oportunas y previa tramitación del juicio correspondiente, todos ellos han ido encontrando su aposento en el sistema penitenciario y allí continúan muchos de ellos.

Pudo no ser rápido el proceso que acabó estableciendo sus responsabilidades penales, pero una vez que estas quedaron acreditadas y fijadas en sentencia firme, la pesada maquinaria de la justicia prosiguió su curso implacable y los enfrentó al cumplimiento de sus condenas. No puede decirse que se hayan beneficiado de un trato de favor: ni a la hora de concederles permisos o suavizaciones de su régimen de privación de libertad ni a la de tener en cuenta, por ejemplo, sus problemas de salud. Diríase que tanto los jueces como quienes deben asegurar el cumplimiento de la pena han sido conscientes de la gravedad y la lesividad de sus acciones ilícitas, con las que defraudaron la confianza de los ciudadanos y erosionaron el bien común.

Seguir leyendo en diariosur.es

 

Actualidad, Artículos de opinión, diariosur.es
About Lorenzo Silva

One Comment
  1. De vergüenza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *