Blog

8 marzo, 2018

Pensemos en ellas

Acabo de hacer la cama —como muchas otras mañanas, dicho sea de paso—. Antes he llevado a mi hija pequeña al colegio: la he dejado con las encargadas del comedor, que estaban trabajando todas porque, según te comentan, con lo que ganan y lo que les descuentan, no pueden permitirse hacer huelga. Dentro de un rato llevaré a la mediana a una consulta médica. La doctora que la atiende es una mujer, y no sé si me la encontraré: si no estuviera, respetaré su derecho y trataré de conseguir de otra manera la medicina cuya receta necesito.

Esta mañana he encontrado también un rato para acompañar a otra de las mujeres de mi familia —en la que son abrumadora mayoría— a la universidad a la que ha decidido acudir hoy. Si bien comparte muchas de las reivindicaciones de la huelga, discrepa legítimamente de algunos de sus modos y no cree que para ella, en su personal, individual y soberana perspectiva, sea la de renunciar a la formación por la que tanto ha apostado y a la que tanto le ha costado acceder, y en la que jamás se ha sentido discriminada, una forma válida de reivindicar nada. Por haberlo expuesto así se ha visto sometida en los últimos días a presiones diversas, de compañeras y hasta compañeros de estudios; muchos de ellos, si no todos, exentos de obligaciones laborales y familiares —no como ella— y aún acomodados al servicio permanente de sus respectivas madres.

Al llegar a la universidad, hemos encontrado esto:

 

 

Me ha parecido un detalle simpático, ingenioso y certero: es muy posible que el monarca que da nombre a esta universidad, entre todas las prendas que alguna vez se puso, nunca luciera la que hoy le han colgado. Bien traído, sin duda.

Me surgen unas cuantas reflexiones, que voy a dejar reposar. Avanzo alguna.

La jornada, a mi entender, es justa y en buena medida necesaria. Sólo el movimiento de concienciación que ha producido ya es muy positivo y no puede sino contribuir a una empresa inexcusable, tanto en términos éticos como de racionalidad en la organización social: la eliminación de toda discriminación y cualquier forma de abuso sobre la mujer por el hecho de serlo.

Me gustaría, eso sí, que se pensara más, y de otra manera, en las mujeres que por muy diversas razones no pueden o no quieren hacer hoy huelga. Las que no pueden permitírselo económicamente, o porque no pueden dejar de dar el cuidado que prestan, o porque no tienen una situación laboral en la que puedan ejercer ese derecho sin un duro peaje, o porque no pueden —o no quieren— desatender el arte, el estudio o el negocio en el que han empeñado su vida y su futuro. O las que viven en los muchos lugares del mundo donde sus derechos no son susceptibles de mejora, como ocurre en la sociedad occidental, sino pura y simplemente algo que no existe, porque no se las considera sujetos de derechos —pienso en las mujeres afganas, condenadas a ser siempre patrimonio de un hombre—. O las que, incluso entre nosotros, están aún sometidas mediante coacción y violencia a formas atroces de esclavitud, por ejemplo las relacionadas con su explotación sexual.

Me gustaría, también, que quienes proponen como alternativa la huelga a la japonesa piensen en las mujeres que no pueden trabajar más, porque su jornada habitual, en trabajos penosos y agotadores, ya las deja exhaustas.

Pensemos en ellas, no sólo los hombres; sino también las mujeres que hoy, afortunada y justamente, pueden hacer —o no— huelga para reivindicar sus derechos

Actualidad
About Lorenzo Silva

7 Comments
  1. Como hombre y seguidor de tus libros y artículos, comparto al cien por cien tu posición.
    Espero que la jornada de hoy sirva, sobre todo, para concienciar a la sociedad no solo el 8 de Marzo, sino todos los días de este año y de los siguientes.
    Vista la reacción de algunos hombres y mujeres (lo de la huelga a la japonesa es una gansada elitista de mujeres que no saben lo que es sacar adelante un hogar con carencias materiales), hay mucho trabajo por delante

  2. En casa mi hija universitaria hace huelga, con total y absoluto convencimiento .
    La pequeña, a su pesar, va a clase al considerar, en su libertad, que perder clases le perjudica
    Yo, hago huelga de dos horas (de 11, 30 a 13,30, ) ya que uno de los sindicatos que convocan la huelga total es el independentista y yo por principios nunca, nunca , apoyaré algo convocado por ellos .
    Tres mujeres, tres opciones .las tres desde la libertad , que creo que existe en casa , y de la posibilidad que nuestra posición económica nos permite .
    Lorenzo, yo siempre le decía a mi amado padre que era un privilegiado por estar rodeado de mujeres .
    Un abrazo

    • Yo también siento que lo soy (un privilegiado). Y en mi casa ha habido quien ha hecho huelga. Me alegra acoger bajo el mismo techo la diversidad y la libertad, y sobre todo, que cada una de sus habitantes femeninas, en la medida en que su edad lo permite, haya desarrollado su capacidad de decisión individual.

  3. A mí me deja reflexionando que muchas mujeres no puedan dejar su trabajo doméstico hoy, yo creo que son mayoría. Incluso muchas no han ido a trabajar fuera de casa pero en casa no pararán. Para empezar llevando a los niños al cole, como hemos visto esta mañana. Me pregunto si no había un hombre cerca que las hubiera podido relevar hoy, aunque para ello hubieran tenido que hacer huelga de su trabajo fuera de casa.

  4. Respeto a todas las q han hecho huelga, y a las que no, entre las que me cuento. No he hecho pues me siento privilegiada, tengo un trabajo que me encanta, no me siento discriminada en ninguna faceta de mi vida y por eso he ido a trabajar. Por respeto a todas esas mujeres que no tienen mi suerte porque han nacido en países donde la mujer no es persona, simplemente.

    • Carmen,perdona pero no entiendo que digas que no has hecho huelga por respeto a las mujeres que en sus países no son personas .
      No hacer huelga no es una na forma de respeto hacia ellas.
      Por supuesto que puedes hacer lo que consideres oportuno ..

  5. Magnifica reflexion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *