Blog

4 mayo, 2019

Un poco de utopía @elespanolcom

 

 

Hay utopías que acaban convirtiéndose en pesadillas. Que les pregunten si no a los que acudieron el 1-O a poner en pie una república idílica llenando urnas chinas y se encontraron con que la ley dispone de algunos mecanismos para impedir que se la ignore; descubrimiento amargo que a algunos, según han  declarado esta semana en el Tribunal Supremo, los afligió hasta el extremo de las lágrimas.

También sabemos, lo hemos visto, que a otros la contrariedad y el desengaño los llevaron a arrojar adoquines y vallas metálicas a las fuerzas del orden, aunque se ha de entender que estas conductas, en tanto que provocadas por los abyectos uniformados, son la expresión justificada de la pesadumbre cívica que provoca la frustración de la utopía.

Que una utopía dada termine como el rosario de la aurora no quiere decir, sin embargo, que lo utópico sea necesariamente nocivo. De hecho, el resultado de las elecciones del pasado 28 de abril invita a plantearse la hipótesis de que nuestros políticos, tan pragmáticos y calculadores, pensaran en cambiar de estrategia y cedieran por una vez al sueño utópico. Con ello se nos abrirían posibilidades insospechadas, y tampoco está muy claro que el cálculo cicatero, a aquellos que se inclinaron por él como criterio rector de sus actos, les haya dado grandes réditos.

Las urnas, siendo realistas y rigurosos, sólo han acreditado a tres grandes triunfadores: el PSOE de Sánchez, la ERC de Junqueras y el PNV de Urkullu. O lo que viene a ser lo mismo, las opciones de quienes, desoyendo el coro de dinamiteros y de cenizos de distinto signo, se han atrevido a imaginar un camino para recobrar una convivencia practicable entre españoles.

Seguir leyendo en elespanol.com

Actualidad, Artículos de opinión, El Español
About Lorenzo Silva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *