Blog

9 febrero, 2019

Qué desgracia @elespanolcom

 

 

 

A estas alturas resulta muy difícil, para quien sienta algún aprecio por el espacio de convivencia que bien podría ser España -llamémosla por su nombre, sin eufemismos cicateros-, evitar la sensación de catástrofe. Todo lo que podía salir mal, nos está saliendo mal; todos los enemigos de esa posibilidad ilusionante parecen haberse conjurado para desarrollar a la vez sus mejores esfuerzos en contra del interés común. Son entusiastas, diríase que inagotables, y empuñan el mazo de demoler con una fiereza que no hace presagiar ya nada bueno. Y lo peor de todo es que no parecen tener a nadie enfrente; que quienes podrían o incluso deberían atajar el destrozo, o callan, o yerran o desbarran.

Comenzaron, las cosas como son, los que un buen día, en sospechosa coincidencia con el avance de unos sumarios en los que aparecían sus nombres, decidieron echar las patas por alto y dar por amortizado el laborioso pacto que nos permitió, con las deficiencias que se quiera, pasar de una dictadura ignominiosa a una democracia capaz de garantizar, bastante por encima del promedio de los más de doscientos países que existen en el mundo, derechos y libertades a sus ciudadanos. No es que no pudieran alegar razones para el descontento; quién no las tiene. Pero, se pongan como se pongan, distaban mucho de tener un motivo sólido para intentar desbaratar el Estado que ha traído al que dicen que es su pueblo niveles de bienestar, autogobierno y protección de su cultura propia que nunca había conocido.

Seguir leyendo en elespanol.com

Actualidad, Artículos de opinión, El Español
About Lorenzo Silva

2 Comments
  1. Estimado Lorenzo, magnífico artículo en el que se nota tu malestar por la situación de nuestro país y el amor que sientes por España, malestar y amor que también siento yo.
    Difiero del final del artículo, no creo que la solución sea la convocatoria de elecciones, igual que creo que el partido socialista está dejándose mangonear por los independentistas.
    Mención a parte merece los comentarios del Sr Valls, que compara la manifestación convocada por los tres partidos de derecha
    para mañana, con el espíritu de la manifestación del 8 de octubre de año pasado en Barcelona, nada que ver. Allí solo estábamos personas en contra de la independencia, que siempre nos habíamos quedado en casa, y que ese día salimos a la calle, con nuestra bandera sin ningún tipo de pudor ni de vergüenza, que nos daba igual que nos llamarán fachas y que nos unía únicamente el derecho a decir que éramos españoles (se coló lo de ‘Puigdemont a prisión’, que era buenísimo).
    #yonovoy.
    Qué difícil es ser Español y de izquierda..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *