Blog

6 abril, 2019

El rostro de la serpiente @elespanolcom

 

 

Nos lo ha contado, para iluminación de indecisos y malestar de quienes aún andan en la convicción de que los jueces se han permitido el exceso de encarcelar a unos pobres pacifistas sólo por sus ideas, un humilde policía local de Badalona. No se ha parado a hacer un juicio, a calificar conductas ajenas o a dar su opinión, lo que como testigo ni le incumbe ni tendría el menor valor que se esforzara en hacer. Tan sólo ha señalado un hecho: cuando estaba rodeado por decenas de personas enfurecidas, que le impedían cumplir con su deber y ejercer la autoridad que tenía legalmente encomendada, por allí apareció Jordi Cuixart. Se apoyó en el coche patrulla y dijo: “Este coche de aquí no se mueve”. Con el aplomo y la certidumbre de quien manda. O lo que es lo mismo, de quien puede ejercer sobre la autoridad la fuerza necesaria para anularla y someterla a su designio.

Ese gesto tan perentorio, esa frase inequívoca, vuelan en mil pedazos la elaborada y seráfica imagen de apóstol de la no violencia que se ha esmerado en cultivar el interesado desde que lo pusieron en prisión provisional, en una indisimulada tentativa de emular a algún que otro recluso insigne con vistas a que un día le entreguen en Oslo la misma medalla conmemorativa. Y es que el policía local de Badalona era allí la autoridad legal y a la vez democrática, reducida a la irrelevancia por quien no tenía otra investidura ni otra legitimidad que su capacidad de agitar a una muchedumbre dispuesta a suplantar por su ira —y por el afán de realizar su sueño identitario— lo estipulado en las leyes válidamente aprobadas, con el voto de los representantes electos de la ciudadanía y con pleno respeto a las reglas del juego.

Seguir leyendo en elespanol.com

Actualidad, Artículos de opinión, El Español
About Lorenzo Silva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *