Blog

1 febrero, 2018

Sereno en el peligro (reedición). No tienen, y por eso lloran, de plomo las calaveras.

 

 

Siete años después, la reedición de uno de los libros que más celebro haber escrito. Por el viaje y el aprendizaje que supuso, la respuesta de los lectores y la hermosa edición que hizo EDAF. He querido completar la historia ahí donde quedó a medias en 2010 (sobre todo, la lucha contra ETA, aún coleando entonces), corregir algún error y actualizar el relato y traerlo hasta este 2017, en que los guardias civiles han tenido, nuevamente, un protagonismo que alguno quiso aprovechar para sus fines.

Quise al escribirlo, y quiero ahora al reeditarlo, acercar al lector a la humanidad de los guardias civiles, que  fueron victimarios en algunos giros oscuros de nuestra historia, pero muchas más veces víctimas, y abnegados servidores de los españoles. Seres humanos que contra lo que escribió Lorca («Tienen, por eso no lloran/ de plomo las calaveras) han derramado una y otra vez su sangre, su sudor y sus lágrimas por tratar de defender la vida, los derechos y libertades de sus conciudadanos.

Sobre el libro, ha salido un amplio reportaje de Manuel P. Villatoro en ABC, que resume bastante bien su contenido y que quiero agradecer desde aquí.

Y de su asunto habla, también de otras cosas, esta entrevista de Onda Madrid con Isabel García Regadera, en ese lujo de programa que es De uno en uno, y que mezcla la conversación larga y detenida con una selección musical, de la que en este caso soy por completo culpable. También aparece, de pasada, en esta entrevista en Forbes Daily – Spainmedia. Para quien tenga tiempo…

Actualidad, Actualidad - Bevilacqua y Chamorro
About Lorenzo Silva

2 Comments
  1. BRUNO ISRAEL BARRAGAN FERNANDEZ 1 febrero, 2018 at 5:42 pm Responder

    Enorme en la entrevista, tal como nos tienes acostumbrados con tus obras. Es un honor contar con imparciales defensores de la Guardia civil como tú, pues hacéis que los largos días de esfuerzo en la investigación de hechos y actividades delictivas sean del todo llevaderos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *