Blog

13 mayo, 2018

Stop manadas (@elespanolcom)

 

 

Lo acontecido en las dos últimas semanas podría darse por bien empleado si hubiera servido para disuadir la formación y la acción, en primer lugar y por encima de todo, de manadas como la que funestamente operó en los Sanfermines del año 2016. Para que, si quedan por ahí seres como los que esa noche de triste memoria se sacaron los selfis, intercambiaron los wasaps y llevaron a cabo la hazaña que todos ya sabemos —y hay razones para temer que quedan—, se lo piensen un segundo antes de seguir sus pasos. Para que, a ser posible, se abstengan de tratar a una chica como un pedazo de carne y, tras usarla, hacerle patente su desprecio dejándola tirada y quitándole el móvil.

La fechoría de la manada sanferminera, que ante todo debió servir para movilizar la solidaridad hacia la víctima —porque lo es, incluso si hubiera cometido algún error o imprudencia, como alguno alega— y desencadenar la respuesta racional y justa del Estado de derecho al que por consenso social hemos encomendado deshacer nuestros entuertos, ha dado lugar, tras la publicación de la sentencia y con arreglo a un virulento mecanismo de acción-reacción, a la formación de otras manadas.

Seguir leyendo en elespanol.com

Actualidad, Artículos de opinión, El Español
About Lorenzo Silva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *