Blog

2 febrero, 2019

Un engorro @elespanolcom

 

 

Pensar es siempre un engorro. Pensar sobre un problema complejo, engorro doble. Hacerlo con ánimo de encontrar una solución consistente con la dificultad del asunto, una actividad que puede conducir con facilidad al dolor de cabeza. A nadie le gusta que le duela la cabeza, si puede evitarlo. A nadie le da por pensar si no es estrictamente imprescindible, o si siente que no le van a pedir cuentas por abstenerse de hacer el esfuerzo.

Algo de eso hay en el conflicto del taxi que, simplificando mucho el relato, se ha saldado en Barcelona con la rendición de las autoridades a las movilizaciones coactivas de los taxistas y en Madrid con el desdén olímpico por parte de un presidente sin futuro y sin horizonte electoral hacia un sector al que, pasado el duodécimo día de huelga, le cuesta mantener el órdago.

Soluciones opuestas, pues, no como consecuencia de algún raciocinio o del análisis del problema, sino de la disparidad de coyunturas regionales y de determinación en quienes se sientan (o no) a la mesa de negociaciones. No parece este un argumento demasiado sólido para decidir un peliagudo deslinde de intereses contrapuestos, incidiendo en la gestión y el futuro de un servicio público estratégico para la movilidad de los ciudadanos y en el particular y efervescente mercado organizado en torno a él.

Seguir leyendo en elespanol.com

Actualidad, Artículos de opinión, El Español
About Lorenzo Silva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *