Blog

7 junio, 2018

Regalos de cumpleaños (grazie a tutti)

 

 

De vez en cuando, si lo cuento, me preguntan por qué trato de celebrar siempre mi cumpleaños en Roma. La imagen que abre esta entrada, tomada anoche sobre el Tíber, puede ser una buena respuesta. Pero tengo más.

Todos los meses de junio me acerco como un ritual al Gianicolo, y me detengo un rato ante il Fontanone, como la conocen los romanos, o la Fontana dell’acqua Paola, su nombre más o menos oficial. Nadie me diga que no es una hermosura.

 

 

Sentarse en su bordillo a oír cómo cae el agua es uno de esos regalos que uno puede, por ahora, arrancarle a la vida, y a los que resulta muy difícil resistirse. Las fotografías no tienen sonido, pero quizá esta permita imaginarlo mejor.

 

 

No lejos de la fuente está el monumento a Garibaldi, y a sus pies esta inscripción que no deja de erizar la piel cada vez que uno la lee.

 

 

Yo me permito leerla en versión libre: Roma es la vida, y sentirla el privilegio de quienes la visitan. Si uno no lo tiene claro, basta con asomarse a la terraza.

 

 

Tampoco lejos del Gianicolo está la Villa Doria Pamphili, antiguo espacio de recreo señorial y hoy el parque público más grande de Roma. No anda corto de alicientes. Por ejemplo, el Casino Algardi.

 

 

O este otro capricho, la Capilla Pamphili, que surge detrás de un recodo, como si nada  (es ese, quizá, uno de los mayores encantos de Roma: todo lo que enseña como si nada, como si cualquiera pudiera tener todo lo que ella tiene).

 

 

En la Villa Pamphili es bello hasta el abandono. He aquí una muestra.

 

 

Y también los bancos. Este es uno en el que sentarse equivale a un placer de dioses. Gratuito y sin límite de tiempo. Quién da más.

 

 

Este año he recibido más regalos. mensajes en el correo y en las redes sociales en las que ya no participo. Quiero aquí agradecerlos todos, y muy en especial quiero agradecer el que me ha dado Anaelle, del Lycée L’Arc de Orange, del que ya hablé aquí en otra ocasión, y que se ha decidido a colgar en YouTube el corto que hizo sobre mi cuento Un ingeniero para Jalima, con el muy inteligente título «desde el otro lado» de Una mujer para Íñigo. Lo firma con su nombre artístico, Elleana. Todo un alarde de creatividad y voluntad. Gracias y ánimo, Anaelle: conseguirás, estoy seguro, todo cuanto te propongas.

Quien desee verlo, puede pinchar en la imagen.

 

 

Se me permitirá que no diga nada hoy del gobierno. Ser extuitero me permite, por ventura, no tener que expresar una opinión en caliente sobre todo. Una muy buena cosa, a juzgar por alguna opinión que he leído por ahí sobre los nuevos ministros.

Lo dicho. Grazie a tutti.

Nota: Esta entrada está dedicada a mi madre: por razones evidentes y por alguna otra que ella y yo sabemos.

Actualidad
About Lorenzo Silva

6 Comments
  1. Felicidades amigo !!Disfruta de Roma y del éxito de tu nuevo libro , del que estoy disfrutando cada página.
    Me uno a la dedicatoria a tu madre, una madre es una madre .
    Deseando leer lo que opinas del nuevo gobierno en los artículos del sábado y domingo .
    Un abrazo.

  2. Ni yo misma habría mirado tan adentro Roma. Por verla tan bien y compartirla…gracias! Un beso.

  3. Lorenzo, muchas felicidades!! Te echo de menos en Twitter, nos queda tu web y tus libros,ya me han regalado el último 🙂 No cambies!! Saludos, Silvia (reinasinespejo)

  4. José Luis Contreras 7 junio, 2018 at 8:21 pm Responder

    Felicidades Lorenzo, aunque ya tenga la sana costumbre de no prodigarse por las redes.
    Estoy ahora mismo metido de lleno con Lejos del corazón, que me pilla cerca de donde vivo, y he de darle mi más sincera enhorabuena. Por cierto que a sus personajes cada vez se les nota más cercanos y humanos, y eso suma a todo lo anterior.
    Gracias por esas maravillas que nos descubre hoy de Roma, ciudad a la que siempre hay que volver. Tomaré nota de sus recomendaciones, las fotos son bellísimas.
    Feliz cumpleaños, o en este caso ¡auguri!

  5. Felicidades, D. Lorenzo, que el viento impulse sus pasos y el sol caliente su frente. Siga disfrutando de la vida y de Roma. Sea feliz.Un abrazo.

  6. Ángeles Ahijado Hormigos 21 junio, 2018 at 6:51 pm Responder

    Es la primera vez que me lanzo a escribir a uno de mis escritores favoritos. Simplemente GRACIAS, así, con mayúsculas, por los ratos tan buenos que he pasado leyendo “Lejos del Corazón”. Divertido y emocionante. Una y otra vez me enamora Rubén. Aprendo cosas, escucho su música, copio sus párrafos…
    Qué dinero más bien empleado el de comprar un libro…y si es en papel, placer añadido.
    Feliz Cumpleaños y gracias por esas fotos y comentarios de Roma.
    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *